mar 21


Ha vuelto a ocurrir: un iPhone 4 ha explotado. Ya habia ocurrido esto, pero dejando quemaduras de 1er grado. Esta vez sin causar ningún herido. La protagonista de esta historia es una ciudadana estadounidense que se encontraba durmiendo cuando de repente notó “un terrible olor putrefacto” de plástico quemado. Su iPhone 4, que estaba enchufado a la corriente justo al lado de su mesilla, había explotado a escasos centímetros de su cabeza.
Cuando se dio cuenta de que algo raro sucedía en su teléfono, lo agarró con la funda de su portátil y lo arrojó al lavabo del cuarto de baño. Más tarde un electricista revisó el enchufe e informó de que funcionaba correctamente y que había sido el propio teléfono. Tras el incidente, la víctima ha querido compartir esta historia con la web Mashable porque “Apple no quiere hacer saber a sus clientesX que este tipo de cosas pueden ocurrir con sus productos”.
Apple no se ha querido pronunciar al respecto y la afectada se queja de que “le están dando largas todo el rato”. Cuando solicitó un iPhone 4s por el incidente, Apple le dio otro iPhone 4.



Deja una respuesta

preload preload preload