ago 05

20140805-104410-38650080.jpg

Puede que el nombre de Jean-Louis Gassée no les suene, pero es el de uno de los ex-veteranos con más experiencia de Apple. Creó la división francesa de la compañía en 1981 y cuatro años después se convirtió en el máximo responsable de sus productos. Ahora, en un artículo reciente de Monday Note, nos encontramos con un Jean-Louis afirmando que los Mac podrían equipar los procesadores ARM sin problemas en el 2016.


Jean-Louis cuenta cómo antes se mostraba escéptico ante este cambio, que se convertiría en la “cuarta transición” que comentaba hace tres años; pero una serie de hechos encabezados por el lanzamiento del procesador A7 de 64 bits le ha hecho cambiar de opinión.

Sobra decir que los 64 bits en un procesador móvil extrañaron a todo el mundo al principio (hasta yo levanté una ceja mientras cubría su presentación), pero finalmente sus capacidades hicieron que los rivales adoptasen soluciones parecidas para sus terminales móviles. Y esa no es la única razón: dejar de depender de Intel y los retrasos de producción de sus procesadores implicaría mucha más libertad para poder fabricar y lanzar los ordenadores que Apple quiera.

20140805-104410-38650165.jpg

El coste de fabricación de los componentes internos de los Mac también bajaría mucho, y la integración con el resto de hardware puede dar paso a unos portátiles todavía más delgados, ligeros y con más vida en su batería. Y no hablemos ya del control absoluto que eso significaría para Apple: podría legar un día en el que aún con sistemas operativos diferentes, el desarrollo de aplicaciones de iOS y OS X se fusione.

Miremos también las cosas desde otro punto de vista: de momento los procesadores ARM que diseña Apple están optimizados para móviles y tabletas. Aún falta mucho para ver un ARM que tenga la misma potencia que los núcleos Intel que tiene ahora mismo el Mac Pro. Y por supuesto, todo esto que comenta Jean-Louis no son más que especulaciones sin el apoyo de datos internos.

Aún así, la aceleración exponencial del rendimiento de los chips ARM de los dispositivos iOS deja claro que todavía no hemos visto lo mejor de ellos. Si todo va como hasta ahora, el próximo iPhone puede tener una potencia que jamás nos habríamos imaginado.

Vía | Applesfera



Deja una respuesta

preload preload preload