oct 24

¿Por qué el iPad mini? Opinión y Análisis…
Pero respondamos ahora la pregunta, ¿por qué crear el iPad mini en primer lugar? Pues en mi opinión por dos motivos primordiales, pero primero, un poco de historia…

En todo nuevo mercado que se crea y como lo hizo el iPad, se espera que eventualmente otros competidores entren y que eventualmente la tajada de mercado del proveedor inicial baje (como sucedió con iPhone después que otros competidores surgieron, como Android), pero increíblemente 3 años después de la introducción del iPad, aun la taja global de mercado de Apple esté alrededor del 60-66% en tabletas,

lo cierto es que ese restante 35-40% del mercado no le ha comido significativamente mercado al iPad, sino que más bien a netbooks de bajo costo. Esto lo sabemos debido a que las ventas de iPad han estado en esencia duplicándose año trás año, con todo cuatrimestre consecutivo vendiéndose más iPads que el anterior.

Pero la palabra clave en ese párrafo anterior es “significativamente”.

Por más que Apple lo quiera negar, lo cierto es que las tabletas de bajo costo ya han empezado a comer un poco el mercado del iPad, y todo apunta a que si Apple no hacía nada los competidores (principalmente la serie Kindle Fire de Amazon, y la serie Nexus de Google) iban a avanzar significativamente el próximo año 2013. Eso gracias principalmente a que el iPad ha creado un conocimiento del mercado de tabletas entre consumidores, y al hecho de que tanto Amazon como Google han sacado propuestas relativamente atractivas en términos de especificaciones y extremadamente atractivas en términos de precio.

Aunque tampoco perdamos de vista que la sensación de utilizar una tableta de 7″ no es la misma que una de 9.7″ (como es el caso de la tableta Nexus 7 y iPad 3, dos tabletas de mi propiedad que utilizo con regularidad). Una pantalla de 7″ es exactamente la mitad del tamaño de una de 9.7″. Eso quizás no sea intuitivo debido a que 9.7″ no es ni cerca del doble de 7″, pero recordemos que las pantallas se miden diagonalmente, y que la pantalla del iPad tiene una proporción de 4:3 mientras que la de otras tabletas son de 16:9.

Similarmente, la pantalla del iPad mini, aun siendo de 7.9″, es asombrosamente un 35% más grande que una de solo 7″. Eso sin duda que traerá recuerdos a muchos de las palabras de Steve Jobs, quien dijo que Apple nunca fabricaría una pantalla de 7″ debido a que su tamaño es demasiado incómodo para el uso cotidiano. Pues parece que Tim Cook (el nuevo CEO de Apple) decidió que aunque 7″ no era óptimo, que 7.9″ era ciertamente aceptable, y eso es algo para lo cual hay que darle crédito a Cook, pues ciertamente ha demostrado con esta tableta que puede tomar sus propias decisiones, incluso si van un poco contrarias a los pensamientos de su antecesor…

El iPad mini en esencia trae una mejor experiencia al usuario (en términos de tamaño de pantalla) pero sin sacrificar la portabilidad que ofrecen tabletas de menor tamaño.

Pero regresando al tema, podemos decir que el surgimiento de las tabletas de 7″ fue en respuesta directa de los competidores de no ponder competir contra el iPad tradicional de gran tamaño, cosa que se ha hecho evidente con las pobres ventas de tabletas de similar precio al iPad. Sin embargo, el menor tamaño trajo consigo una tremenda reducción en precios, la cual Apple ya no podía obviar, y de ahí la necesidad de sacar una tableta de menor tamaño, pero a un costo aun superior a la competencia para justificar la necesidad de Apple de vivir de altos márgenes.

¿Y cómo justifica Apple esos precios más altos? Pues obviamente con diferenciación, que es lo que provee la nueva pantalla de 7.9″, la cual acompañada del App Store le provee al iPad mini la mejor colección de aplicaciones de tabletas de cualquier plataformas actualmente en el mercado.

Pero la otra otra razón de Apple sacar el iPad mini tiene que ver con el mercado de la educación, en donde la empresa sabe que debe entrar con ambos pies, pues se ha hecho evidente que las tabletas serán parte integral de la educación global en los años venideros, y todos esos estudiantes que se gradúen tanto de primaria, secundaria como universidades favorecerán más a los equipos con los cuales aprendieron en sus centros de enseñanzas.

Es la misma estrategia adoptada por Microsoft hace un par de décadas atrás para ganarle a UNIX, en donde Windows se hizo una parte tan integral de todas las universidades, que la mayoría de profesionales salían con un favoritismo especial hacia productos de Microsoft, lo que se traducía en ventas futuras empresariales y hogareñas…

Similarmente, Apple se ha dado cuenta de la tremenda importancia del sector educativo, pero lamentablemente para Apple (y afortunadamente para consumidores) el genio de Jeff Bezos (el CEO de Amazon) también se ha dado cuenta de ello, y ha iniciado también su propia campaña a gran escala para entrar las Kindle con ambos pies al sector educativo, algo que se hizo evidente la semana pasada cuando anunciaron Whispercast, la tecnología que le permite a educadores el gestionamiento de grandes cantidades de lectores Kindle desde un punto centralizado para la configuración de tales equipos, así para la instalación de materiales educativos y aplicaciones (cosa que Apple tarde o temprano va a tener que ofrecer también).

Como mencioné en un editorial del año pasado, Amazon se está convirtiendo en la más grande amenaza de la industria para titanes como Apple y Google, ofreciendo una de las estrategias más claras y definidas, con un ecosistema controlado y de fácil uso para sus consumidores.

Incluso, sabemos por reportes recientes que Amazon está en posibles negociaciones para adquirir la legendaria empresa Texas Instruments (fuente), lo que le daría a Amazon la capacidad de diseñar sus propios chips (procesadores, memorias, aceleradores gráficos, etc), así como obtendría uno de los más importantes cofres de patentes de la industria.

Es más, voy tan lejos hasta decir que el iPad mini fue más una respuesta ante la inminente amenaza de Amazon para Apple, que ante la preocupación de tabletas genéricas Android de bajo costo.

Y en todo esto no podemos olvidar a Microsoft, el cual ahora con esta propuesta de bajo costo personificada en el iPad mini tendrá otro gran obstáculo más a saltar con sus tabletas Surface, las cuales no solo llegan 3 años tarde al mercado, sino que al mismo precio de las iPads tradicionales (de US$499 en adelante).

Finalmente, aun ya lo dije al principio, el iPad mini no solo creo que frenará considerablemente el avance de tabletas genéricas de bajo costo, sino que además se convertirá en uno de los productos más vendidos de Apple de todos los tiempos, posiblemente eclipsando a largo plazo las ventas del mismo iPad de mayor tamaño. Se rumora que Apple ordenó la fabricación de 10 millones de unidades tan solo para Noviembre y Diciembre, pero algo me dice que no serán suficientes…



Deja una respuesta

preload preload preload