ene 26

Si hace un par de años alguien nos hubiese preguntado si era posible ya no trabajar, sino incluso reproducir un vídeo 4K (el nuevo estándar de súper alta resolución utilizado por la industria con más de 4000 píxeles de resolución horizontal) en un MacBook Air, nos habríamos llevado las manos a la cabeza como si fuese la mayor locura que hubiésemos oído nunca.

Ahora, gracias a las bondades del puerto Thunderbolt incorporado en toda la gama de equipos de Apple es posible eso y mucho más. En el vídeo que acompaña a estas líneas podéis ver un MacBook Air Core i7 a 1.8GHz y 4GB de RAM editando en tiempo real un archivo de vídeo con resolución 4K, mientras captura un vídeo de alta definición y graba la pantalla con otra aplicación. ¡Y ni se despeina!

El secreto está en que es capaz de descargar todo el trabajo en una tarjeta RED Rocket instalada en una caja Sonnet Fusion y una capturadora Blackmagic UltraStudio 3D conectadas por Thunderbolt. ¿Quién necesita un Mac Pro cuando un simple MacBook Air puede obrar milagros?



Deja una respuesta

preload preload preload