oct 25

Las relaciones entre Apple y Samsung se van deteriorando casi a la misma velocidad que una se demanda a la otra. Sabemos que Apple decidió prescindir de la tecnología de Samsung en la fabricación del chip A6 para el iPhone 5 y solo le dio los elementos básicos para su fabricación. De esta manera, Apple se aseguraba que Samsung no le copiara más tecnología.

Algo parecido ocurría con la fabricación de las pantallas de los dispositivos iOS: hasta hace un año Samsung era el mayor fabricante de estos componentes, pero Apple fue recortando sus pedidos y desplazó sus negocios a otras compañías como LG y Sharp, que actualmente se encargan de hacer frente a la demanda de pantallas del iPhone 5.

Desde Samsung se han pronunciado al respecto y aseguran que son ellos “los que no se pueden permitir fabricar grandes cantidades de pantallas para Apple aplicándoles grandes descuentos”. Por este motivo, la surcoreana afirma que en 2013 ya no tendrán ningún tipo de negocio con su rival.

Fuente- The Verge



Deja una respuesta

preload preload preload