dic 22

El yate de Steve Jobs probablemente pasará la Navidad en Amsterdam. Por lo visto, no lo pueden sacar del puerto de Amsterdam porque su diseñador, Philippe Starck, reclama todavía cobrar parte de lo que supuestamente se acordó antes de diseñar el barco.

Parece ser que la familia de Jobs todavía tiene que pagar tres millones de Euros de un total de nueve. Starck sólo ha recibido seis de esos nueve millones.

La razón de todo el problema no se conoce con detalle, así que todo esto podrían ser simples especulaciones, pero por lo visto el barco, presupuestado con 150 millones de Euros, costó finalmente sólo 105. Philippe Starck acordó cobrar un 9% del precio del yate y como al final costó considerablemente menos, cobró el 9% de esa menor cantidad, y de ahí la diferencia entre los seis y los nueve millones de Euros de su remuneración. Parece ser que Jobs y Starck no firmaron un contrato perfectamente detallado y se llevaban muy bien, concretando juntos el diseño del navío.

Associated Press cita un periódico holandés llamado Het Financieele Dagblad como fuente de la noticia. El barco se fletó el día 8 de Diciembre y hasta que este problema se solucione probablemente se quedará amarrado.

Vía: 9to5Mac, Associated Press



Deja una respuesta

preload preload preload