may 28

20130528-104729.jpg

Cuando Apple lanzó las tres primeras generaciones del iPhone, la pantalla del terminal ofrecía una resolución de 320 x 480 píxeles repartidos en un tamaño de 3,5 pulgadas.


Con la llegada del iPhone 4, Apple duplicó esa resolución consiguiendo una definición de 326 ppi que no se había visto antes en un smartphone. A este tipo de pantallas se las denominó de forma comercial como Retina Display. En el caso del iPhone 5, Apple mantuvo la misma definición pero debido al incremento en el tamaño de pantalla y cambio en la relación de aspecto, la resolución se incrementó hasta los 1136 x 640 píxeles.

En la actualidad ya hay móviles que tienen resolución Full HD (1920 x 1080 píxeles) por lo que la resolución del iPhone se empieza a antojar escasa si lo comparamos con los terminales de gama alta que están saliendo al mercado.

Según un rumor que ha saltado hoy a la red, Apple podría duplicar de nuevo la resolución de la pantalla del iPhone de cara al lanzamiento de la próxima generación del smartphone. Se mantendrían las cuatro pulgadas pero con una resolución de 2272 x 1280 píxeles, consiguiendo así liderar de nuevo la guerra de la densidad de píxeles por pulgada.

Duplicando la resolución del panel sin modificar la relación de aspecto permite que el proceso de adaptar aplicaciones sea más sencillo, teniendo que duplicar el tamaño de todos los elementos de la interfaz. Como pega, el tamaño de la aplicación se incrementa considerablemente y los terminales de 16GB al final se van a quedar muy justos.

Si la tecnología IGZO consigue satisfacer la demanda de Apple, puede que este rumor tuviese cierta lógica. Si los de Cupertino cedieron con el tamaño de la pantalla, quizás les toque hacer lo mismo en una batalla que ellos mismos iniciaron con el lanzamiento de la Retina Display hace ya casi tres años.

Vía / ActualidadiPhone



Deja una respuesta

preload preload preload