jul 21

Aunque no es un factor que se tenga en consideración a la hora de comprar un teléfono móvil, la emisión de radiación de un dispositivo con antenas móviles tienen que cumplir una serie de requisitos muy estrictos para que no perjudiquen a la salud de sus usuarios.

Una vez establecido el límite máximo, todo el esfuerzo invertido por los fabricantes por reducirlo aún más, es bienvenido. Obviamente, es complicado mantener una relación óptima entre radiación y cobertura por lo que el buen diseño de la antena es imprescindible.

Según un estudio reciente, el iPhone 4S tiene un índice de SAR de 1,11W/Kg mientras que el Samsung Galaxy S3 reduce la cifra hasta los 0,34W/Kg. Como referencia, tened en cuenta que el máximo SAR permitido en un móvil es de 1,6W/Kg.

Buscando por la red, he visto que el SAR del iPhone 3GS es de 0,79W/Kg, el iPhone 3G tiene un SAR de 1,39W/Kg y el primer iPhone tiene un SAR de 0,79W/Kg.

Esperemos que el próximo iPhone reduzca estos niveles de radiación, al fin y al cabo, Apple tiene un personal muy cualificado y unas instalaciones con cámaras anecoicas realmente espectaculares.



Deja una respuesta

preload preload preload