abr 14

20130414-203240.jpg

Si alguno de nosotros ha tenido que llevar su iPhone a una Apple Store para tratar un problema de hardware, habrás podido comprobar que tras realizarte algunas preguntas, lo siguiente que comprueba el personal de la tienda es si el terminal ha estado en contacto con algún líquido. Para ello, utilizan unas herramientas que permiten ver a la perfección las pegatinas sensibles a la presencia de líquidos que se encuentran en el jack de audio y dentro del hueco para la SIM.


El funcionamiento de estas pegatinas es muy sencillo. Si su color es blanco, el teléfono no ha estado en contacto con ningún líquido y la garantía sigue siendo válida. Si su color es rojo, ha estado en contacto con líquidos y la garantía quedará anulada, siendo el usuario el que tenga que acarrear con los gastos de la reparación.

El fabricante de este tipo de pegatinas es 3M y ellos dicen que hay un tercer caso que es la presencia de un color rosado, situación que indica que el dispositivo ha estado en ambientes húmeros pero no ha estado en contacto con líquidos. ¿Qué pasa si Apple ve alguna pegatina de color rosado? La garantía quedaba anulada. Hay que mencionar que los dispositivos afectados por esta situación son el iPhone, iPhone 3G, iPhone 3GS y los iPod Touch de primera, segunda y tercera generación.

Debido a las demandas de todos los afectados por no aplicar adecuadamente la garantía de los productos anteriores, teniendo que pagar la cifra de 53 millones de dólares.

Vía / ActualidadiPhone



Deja una respuesta

preload preload preload