nov 10

La garantía de cualquiera de los modelos de iPod o iPhone especifica claramente que no cubren los daños por líquidos. Ni tan siquiera el AppleCare Protection Plan se hace cargo del coste de su reparación. Para controlar esto, la compañía introdujo un indicador de contacto con líquidos (LCI) en todos los modelos fabricados a partir de 2006, pero un documento interno revela que Apple podría haber suavizado su política a este respecto.

Hasta ahora, cuando un empleado de la Apple Store o los centros de reparación de AppleCare detectaba que el indicador se había activado no necesitaba más para indicarnos amablemente que tendria costo la reparacion. Ahora, al parecer, la compañía insta a sus trabajadores a que inspeccionen también el iPod en busca de otros indicios de que haya sido dañado por líquido antes de alcanzar esta conclusión.

Todo parece apuntar a que Apple duda de la fiabilidad de sus dispositivos LCI o que, cuanto menos, está preocupada por los falsos positivos que pueden llegar a registrar especialmente los que se encuentran dentro de la toma de auriculares; excesivamente sensibles y que pueden llegar a activarse incluso con tan solo entrar en contacto con cantidades permisibles de humedad.



Deja una respuesta

preload preload preload